Vinos de altura: la primera bodega de una comunidad originaria en Tucumán

La Bodega Comunitaria Los Amaicha nació en el año 2015, pero sus orígenes se remontan a más de 300 años atrás ya que desde ese momento se produce vino en la zona. A 165 kilómetros de la capital tucumana, Amaicha del Valle, aloja a una comunidad rural de 5000 habitantes regida por un gobierno indígena. A través de la Cédula Real de 1716, la comunidad adquirió las tierras que sus antepasados pactaron con los españoles. 

La Bodega, que se encuentra emplazada a 2300 metros de altura, se construyó bajo los principios que rigen en la comunidad, en armonía con los productores, el cacique y el Consejo de Ancianos. Su estilo es circular debido a la forma que toman sus viviendas dentro de la cultura ancestral, y en sus materiales predomina la piedra, que regula la temperatura óptima para estacionar el vino naturalmente sin necesidad de refrigeración. Se trata de un emprendimiento comunitario único en el país y el tercero en su tipo en el mundo, después de los que se encuentran en Canadá y Australia.

La Bodega expresa una forma alternativa de producción en cuanto a la vitivinicultura, la artesanía, la recuperación de la soberanía alimentaria y el turismo comunitario: cuatro ejes que se asumen como un desafío para alcanzar el Sumak Kawsay, es decir, el Buen Vivir. Uno de los mejores vinos de altura de nuestro país. Probalo!