Más derechos para los trabajadores de viña

El trabajo de los contratistas de viña se caracteriza históricamente por tener un esquema de trabajo muy particular. Se trata de un contrato laboral que conforma sus ingresos con una mensualidad que percibe durante diez meses, de mayo a febrero. Pero además, un porcentaje de sus ingresos, entre un 15% y un 18%, es abonado en forma de cosecha. Es decir, en marzo y en abril los contratistas no reciben mensualidad y, generalmente, tampoco ingresos ya que el porcentaje de la producción del que pueden disponer, no suelen cobrarlo en efectivo por parte de los acopiadores. Ante esta realidad, la senadora nacional Anabel Fernandez Sagasti, logró un dictamen favorable para su proyecto de ley que amplia derechos para estos trabajadores.

Según el proyecto, la mensualidad pasará de 10 a 12 meses. Además, propone que los contratistas accedan al mismo esquema previsional que tienen los peones rurales. Así, podrán jubilarse a partir de los 57 años de edad (y no a los 65 como en la actualidad), siempre que acrediten 25 años de servicios con aportes, y recibirán además un adicional del 2% para cubrir la diferencia de años de aportes. De esta manera, la mejora en las condiciones laborales alcanzará a más de 3500 familias contratistas de todo el país. 

Un aspecto importante a destacar es el rol del Sindicato de Contratistas de Viña, quienes vienen luchando por esta reivindicación hace muchos años, y que podrá concretarse gracias a su trabajo permanente en defensa de los derechos laborales.